Pros y contras de consumir embutidos

Lo magnífico de la alimentación es que esta debe ser muy variada para que sea saludable. En realidad, puedes estar vivo comiendo solo pan y agua, pero eso no quiere decir que vas a estar saludable. Para que una dieta sea adecuada no es necesario que elimines de raíz ningún grupo alimenticio, a menos que estés en un régimen especial. Mira esta guía de alimentación saludable en Nutrición Sin Más para que no creas en mitos y leyendas.

Por supuesto, también existen alimentos cuya reputación se ha manchado o incluso, los han llegado casi que a execrar de la alimentación habitual debido a las cosas que han llegado a oír de ellos, cuando en realidad ningún alimento en sí merece ser eliminado de la dieta -a menos que se trate de alergias o casos puntuales-. El problema llega cuando los alimentos son consumidos en exceso.

A decir verdad, ningún alimento, ni ninguna cosa es buena en exceso, ni siquiera el ejercicio porque no le da tiempo a los músculos de regenerarse, ni siquiera el agua porque nos ahoga. Lo que trato de decir, es que con moderación todos los alimentos pueden ser consumidos. Los excesos son los que pueden causar problemas.

Por eso a continuación encontrarás las ventajas y desventajas de consumir embutidos, un tipo de alimentos que ha sido atacados por muchas personas y defendido por otros tantos. Pero ¿Qué será lo que les hace ser tan polémicos? Aquí hay un vistazo objetivo.

Una ventaja de los embutidos es que aportan al organismo muchos nutrientes como zinc, fósforo, hierro, vitamina B12 y proteínas de origen biológico (ya que son derivados cárnicos). Dependiendo del tipo de embutido también variará la cantidad de nutrientes que aporte. Por otro lado, muchos embutidos suelen ser calóricamente altos, e incluso ser fuente de grasas saturadas lo cual es una desventaja.

Si estás tratando de adelgazar, hay opciones que son mucho mejores. Por ejemplo, puedes ver en Nutrición Sin Más cómo bajar de peso en 3 sencillos pasos basados en la ciencia. En cambio, si lo que quieres es mantenerte en el peso en el que te encuentras, no hay ningún problema en que consumas embutidos esporádicamente.

Otra desventaja de los embutidos es que, al ser alimentos altamente procesados, contiene más químicos y sustancias que otro tipo de carnes. Además, tienden a ser más altos en sodio, lo cual produce retención de líquido. Este particular punto es uno de los más álgidos ya algunos embutidos o fiambres pueden contener unos 200mg de sodio por cada 100gr de producto.

Así como los embutidos aportan grasa, sodio y colesterol también aporta vitaminas, por lo que su consumo debe estar bien delimitado y no deben ser por ninguna circunstancia la fuente principal de proteínas en nuestra dieta.

Aun así, si eres fanático de este tipo de carnes, no tienes que dejarlas. Lo importante es que estés claro de lo que ingieres. Los embutidos con más alto contenido calórico -y con más grasas saturadas- son los chorizos, morcillas, mortadelas, y las salchichas en general. Mientras que los embutidos más saludables por tratarse de carnes más magras son el jamón york, el jamón de pavo o pollo y el jamón serrano -o ibérico-.

Este último es alto en grasas, sin embargo, los ácidos grasos presentes en él son buenos para nuestra salud, ya que ayudan a regular los niveles del colesterol “malo” en sangre.

Otra ventaja de los embutidos es que son muy fáciles de consumir porque vienen previamente cocidos, sin embargo, esto no quiere decir que sean la mejor opción en carnes. En fin, si no tienes problemas de salud, cuidas tu alimentación y ejercicio, no está nada mal que disfrutes una o dos veces a la semana de algún platillo que contenga embutidos.

Deja un comentario

Chat Oline
Loading...