Cáncer de mama en México: prevención y tratamiento

El cáncer de mama es una enfermedad que consiste en que las células epideliales empiezan a sufrir mutaciones somáticas y a la vez adquieren capacidades para dividirse, por lo tanto, se reproducen con gran rapidez hasta llegar a convertirse en el tumor. Por lo tanto, estas células son malignas y pueden ir creciendo hasta formar tumores difíciles de erradicar, incluso en todo el cuerpo.

Existen dos tipos de cáncer de mama: el carcinoma ductal infiltrante y el carcinoma lobulillar infiltrante. El primero de este es el más frecuente de todos los casos en el mundo, estadísticamente se trata de un 80%, mientras el segundo y último ocupa el resto de los casos. En ambos ttipos el cáncer comienza en el conducto que lleva la leche hasta el pezón. Sin embargo, se puede contraatacar con tratamientos intensos de quimioterapia y radioterapia, acompañados de una dieta antinflamatoria, como dice Nutrición Sin Más.

En países como México, el cáncer de mama es una de las enfermedades más comunes y es la principal causa de muerte de las mujeres, debido a que 15 mexicanas mueren al día por causa de esta enfermedad.

Asimismo, otros informes revelan que esta enfermedad puede causar incluso 458 mil decesos de un 100% de la población mexicana. No obstante, es una enfermedad que se puede diagnosticar al principio de la misma, prevenir y tratar.  Por esta razón a continuación te presentaremos qué debes tener en cuenta sobre esta enfermedad.

 

Cómo prevenir el cáncer de mama

Grandes estudios revelan que el cáncer no puede prevenirse en el sentido más exacto de la palabra, pero si puede reducirse el riesgo de padecerlo. Algunas maneras de hacerlo son:

  • Hacer ejercicios

Los ejercicios ayudan a tener una óptima condición físico y mental, pero también permite que los órganos se mantengan activos y por tanto se tenga un estilo de vida saludable. Sin embargo, la realización de los ejercicios debe ser de forma regular, es decir, deben hacerse rutinas de por lo menos cuatro horas al día, tres veces a la semana.

Estos deben realizarse en principio con poca magnitud, pero deben irse incrementando a medida que el cuerpo se vaya acostumbrado. No obstante, no es indicado sobre exigirle al cuerpo, por lo que, se recomienda que la rutina sea verificada por un terapeuta o se sigan consejos confiables como aquellos que están avalados por la ciencia.

  • Disminuir los tratamientos hormonales

Los tratamientos hormonales, según estudios epidemiológicos, son totalmente dañinos para el organismo y crean la posibilidad de que algunos de esos químicos produzcan las anomalías en las glándulas mamarias. Frecuentemente estos tratamientos son usados después de la menopausia. No obstante, ni siquiera en esos casos se recomienda porque son totalmente dañinos.

  • Hacerse chequeos constantemente

Si bien los chequeos no van a prevenir el cáncer de mama, sí ayudará a reducir las posibilidades de que dicha enfermedad se desarrolle. Primeramente, se recomienda la elaboración de pruebas genéticas que tratan mayormente de saber si el cáncer se trata de una mutación genética (BRAC1, BRAC2).

Además, se pueden hacer pruebas constantes sin necesidad de ir a una clínica o tener un especialista, que consta de tocarse la glándula mamaria con los dedos en forma circular sobre esta. Esto se debe hacer sin aplicar mayor fuerza y en movimientos constantes por cinco minutos. Si existe un tumor, se podrá sentir una pelota, que puede ser muy diminuta o por el contrario muy grande.

Por último, puede consultarse laboratorios de salud para realizarse placas de los senos y hacerse análisis de sangre, para poder detectar el cáncer o negar la existencia del mismo. Frecuentemente esta prueba es realizada anualmente.

 

Tratamientos para el cáncer de mama

Existen múltiples formas de tratar un cáncer de mama. No obstante, estos deben ser aplicados por un especialista o en su defecto por su medico tratante. A continuación, indicaremos cuales son:

  • Procedimiento medico

Las medicinas son necesaria e indispensable para el que sufre cáncer. No obstante, deben ser necesariamente mandadas por un doctor, es decir, cualquier medicina no sirve, ni porque le haya funcionado a alguien más. Además de ello, se realizan tratamientos muy intensos como lo son la quimioterapia y la radioterapia.

  • Cirugías

Las cirugías suelen dejarse como ultimo recurso, cuando se trata de una mastectomía radical, es decir la eliminación de toda la mama. Aunque también puede ser una mastectomía parcial, es poco recomendable porque hay una alta posibilidad de que las células malignas se hayan expandido por todo el seno. Además, posteriormente puede realizarse mamoplastia, para que las mujeres que han sufrido la enfermedad no se queden sin un seno.

 

Deja un comentario

Chat Oline
Loading...